Archivo de la etiqueta: nacho

Cómo robar a un muerto


#EXPERIMENTACIÓN:

Recetas para sembrar caos y recoger victoria

NORMAS BASADAS EN EL RECUERDO

Paso 1: Debe usted, ante todo, no ser también un muerto.

Paso 2: Dependiendo del tipo de muerto, deberá usted adoptar una serie de medidas para mimetizarse con el entorno.

Medida a) Vístase usted como el cadaver, o parecido. Procure no morir en el intento.

Medida b) Póngase usted al menos a dos tercios del estado tóxico del muerto. Beba, fume. Haga algo. No muera aún.

Paso 3: Adopte una postura indiferente ante cualquier evento que ocurra a su alrededor. Alguien se cae por las escaleras, mire con desdén. Dos personas comienzan a gritarse y a zarandearse, no preste atención. Una joven le pide fuego, no sea usted maleducado y préndala (el fumable que disponga, no a ella ni a sí mismo).

Paso 4: Verifique que usted se ha mimetizado correctamente con el entorno del muerto. Si es el único que opina que el muerto está sobrio y lúcido, puede que ya haya conseguido su objetivo. Si lo único que ve es todo girado 90 grados, puede que haya caído al suelo y no pueda levantarse. Procure permanecer vivo y de pie en todo caso.

Paso 5: Cuando el muerto se retire a sus aposentos, sígalo, sorteando los objetos que se pueda encontrar en el camino. Use para esto su ingenio o su desfachatez. Pise tobillos, tire del pelo, incluso aunque sea totalmente innecesario.

Paso 6: Salude al cadáver. Una vez hecho esto, su presencia allí carecerá de interés, al menos si consiguió un correcto camuflaje. Espere unos minutos y pase a modo ninja.

Corolario al paso 6: El modo ninja puede ser mortal.

Paso 7: Coja la botella más cercana, compruebe su contenido (no beba) y su correcto estado. Una vez que se asegure de haber elegido correctamente, ponga su capa ninja (una chaqueta valdrá) por encima, y salga de allí pegado al techo sin rozar a nadie siquiera.

Paso 8: Celebre la victoria. Se lo merece. Procure no morir en esa celebración, sobre todo si decide llevarla a cabo en modo ninja.

LO QUE EN REALIDAD OCURRIÓ

Jueves a las 10, ya estás completamente borracho.

Tanto, que te crees un moderno y los modernos tienen voz y voto y carecen de empatía.

Babeas en los hombros a las mujeres que se te acercan y que se van siempre con la impresión de que eres un cerdo y un borracho. Más incluso que el muerto. (El muerto sí es de verdad)

Caes al suelo varias veces, cada vez te cuesta más levantarte y sobre todo cada vez te cuesta más ir a la barra.

Empujas a 10 personas para entrar a los camerinos cuando ya te habían invitado a entrar. Nadie parece quejarse de tu falta de modales.

Saludas al cadaver.

Te irrita que no te hagan caso todos con lo moderno e interesante que eres. Decides vengarte.

Ves una botella de ron en una mesa, o eso parece.

Pones la chaqueta por encima: todos te ven hacerlo. Les devuelves la mirada, coges la chaqueta, la botella, y te vas empujando a otras 10 personas por el camino.

Sacas la botella en alto como si fuera un triunfo trascendental en la vida de todos los presentes.

Mueres 2 semanas después haciendo un examen de ética de resaca.

theuc

6 comentarios

Archivado bajo Experimentación