Habemus buclem


#MICRO-:

#RELATO:

Levantó los ojos del texto y paseó su mirada por la plaza, enardecida de fieles. Aspiró el olor sorprendente del triunfo en la noche romana. Le asaltaron los recuerdos de su infancia sepultada tras los muros del seminario menor, cuando empezó a fraguar su proyecto en las largas vigilias del tedio cantado. Recordó la leve excitación del primer atisbo, en una moribunda clase de Derecho canónico. Aquella sospecha mínima, que creció al contacto con los silogismos de Aristóteles, se convirtió en el centro incofesado de su determinación. Sus votos, primero, y su ascenso callado y tenaz, después, le deparaban tanto mayor placer cuanto más desconocida era su razón última para quienes lo congratulaban. La Cristiandad católica celebraba ahora su elección, jubilosa, esperanzada, e ignorante de lo que estaba a punto de suceder.

Levantó lentamente la mano derecha, con gesto de solemne descuido, y esperó a que se hiciera el silencio. Se humedeció los labios y continuó leyendo la primera proclama de su pontificado. Había llegado al párrafo decisivo:

Y por eso Nos, observamos con alegre obediencia el santo ejemplo de quienes Nos precedieron y confesamos la recta doctrina de la infalibilidad del Papa, y nos complacemos en sentar magisterio infalible, con la asistencia del Espíritu, en esta solemne ocasión de inicio de Nuestro pontificado, declarando doctrina firme y santa de la Iglesia la siguiente Verdad: Que todo cuanto han dicho los Papas hasta el día de hoy, y cuanto digan desde hoy y hasta el fin de los tiempos, incluida esta proclama, no sólo es falible, sino falso en acto.

Llegado a este punto, dejó una larga pausa, para asegurarse de que el mensaje calaba en la atónita muchedumbre que tenía en frente. Cuando estuvo seguro añadió, con una franca sonrisa:

Y si alguno lo niega, sea anatema.

Jaime

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Micro-, Relato

6 Respuestas a “Habemus buclem

  1. aitorfatale

    Vas a hacerte famoso por crear paradojas y todos los estudiantes de lógica del mundo querrán matarte, porque urdir (¿o encontrar?) paradojas es la paradoja última de la razón humana y querrán resolverla.
    Hay un humor muy inteligente y muy sutil en estos textos de frases esculpidas en mármol, Jaime.

  2. Jaime

    Gracias, Aitor. Lo del humor inteligente y sutil creo que es demasiado para estas catolicadas mías, pero se agradece.:)

  3. Rubén Hidalgo

    Gracias por adornar la cabeza de Russell con una tiara. 😛

  4. Minade Carbón

    Jaj! Me encanta! Lo que se han perdido los Python… 😉

  5. Jaime, un bonito relato, muchas gracias.
    Otro blog a seguir!! Gracias también por informarme.
    Paburou

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s