Archivo diario: 13/09/2010

Prospectiva


“Pero mi rostro no podrás verlo;
porque no puede verme el hombre
y seguir viviendo.” (Éx. 33, 20)

#MICRO-:

#ENSAYO:No queda lejos el día en que la humanidad alcance las más hondas simas de autolaceración. En ese día sólo su crueldad será comparable al desprecio que sienta hacia sí misma. Enfangados en el pantano de su existencia dolorosa y trivial, los hombres del futuro –nosotros, quizá; nuestros hijos– querrán felicidad, justicia, entusiasmo y libertad, y para alcanzarlas tendrán la misma materia prima que siempre han tenido los hombres: aflicción, injusticia, esclavitud y desidia. Pero ellos lo sabrán mejor que nadie porque habrán dejado atrás el último de los engaños: se conocerán minuciosamente y, por eso mismo, se aborrecerán.

La ignorancia vencida se llevará consigo la última esperanza y tan sólo quedará una claridad cegadora que nadie podrá soportar. Entonces, desengañados del desengaño, los hombres buscarán desesperadamente un sustituto para el mayor de los narcóticos, aquél que les quedó prohibido tiempo atrás. La búsqueda de la verdad, ese camino que merecía todos los sacrificios y ofrecía todas las promesas, mostrará finalmente su último recodo y los hombres se darán cuenta con espanto de que han llegado a la meta. Su existencia no podrá presentárseles ya como camino, sino como huida. El hombre nuevo será el hombre que conozca el engaño y lo prefiera, con todas sus fuerzas, a la verdad.

Jaime

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Ensayo