Archivo mensual: agosto 2010

Resumen de intenciones


#EXPERIMENTACIÓN:

Blasfemicos es nuestro nombre. En realidad no: es Blasfémicos, con tilde, supongo. Aunque estoy amenazado de muerte, no puedo dejar de mencionar que varios miembros de esta nuestra organización, acuñaron el significado actual de potencialismo.

De todas formas, rara vez se menciona en esta web, blasfemicos wordpress, nada relacionado con todo esto. No. Lo que sí suele haber es preciosas poesías de Aitor Bergara Ramos y sublimes relatos de Paula Zumalacárregui Martínez.

El primero, escribió hace ya algún tiempo Surrealismo Sucio. La segunda, parece odiar a veces a Ane Zapatero, persona que por su lado puede contestar a preguntas como qué es el mandarinato, cosa que no puede decir cualquiera por ahí, oiga. El autor de Surrealismo Sucio, Aitor Bergara, también acostumbra a debatir con Ane cómo se creo el mandarinato, pero todo se suele ver frustrado por un tipo de rizos negros que irrumpe en la mayoría de reuniones con mil botellas de alcohol en sus manos. Blas no sigue las normas de un museo, pero esto ya es demasiado y están pensando en expulsarle de http://www.blasfemicos.wordpress.com.

En fin, como digo, y perdonen que me repita, Aitor Bergara es uno de los grandes de Blasfémicos Bilbao. No es que tengamos más filiales, pero queda como mucho más global, curiosamente, si dices la ciudad después del nombre. Una de las últimas ideas que se barajaron fue la de comprar un dominio, algo así como http://www.ensayo no se qué, pero esto no contestaba lo que era el mandarinato, que es en realidad, lo que trae de cabeza a muchos (cayendo incluso en el error de creer que el realismo sucio de Aitor Bergara sea así mismo el título de su poemario).

Para mí, si debo ponerme ahora sensible o de alguna forma determinada, diré que Blas es una de esas pequeñas cosas que hacen que la vida val… joder, no sé qué le pasa a mi teclado pero no me deja acabar determinadas frases. O quizá es que no tengo cojones yo de decirlo. Una especie de micro-bloqueo. ¿Es un verbo micro? ¿O sólo una partícula? A ver, algún filólogo que me conteste. No dejen que el mandarinato les extasíe como si nos encontráramos inmersos en un relato erótico.

Otra de las habituales en este nuestro blog, es Anne Le Pese-Nerfs. Especializada en post realismo, Anne opina que las pequeñas cosas son las que hacen a u… MIERDA YA CON LO DE ACABAR LAS FRASES. A ver. Lo que quería decir es que plasma en textos las pequeñas cosas de la vida.

Ínsula Pitcairn

a veces las pequeñas cosas son las que t

…rastornan.

…amizan.

…uercen.

…empalman.

theuc.

¿Saben ustedes qué es un museo imaginario? Esto es algo que también pueden encontrar en el libro Negro con el Tipo Desnudo en la Portada (Surrealismo Sucio, Bergara 2010, no el sitio, si no el Aitor). Este hombre está relacionado con blasfemicos.com como ya he mencionado ‘n’ veces, y suele andar por el bar Amarillo, Deusto, que es un sitio que te pone buenas copas pero que no tiene tirador de cerveza. Si me quieren no confundirse: Pese a lo que pudiera parecer tras leer Estertores, Aitor Bergara no tiene nada que ver con dicha revista.

“Las

caras de muñecas de porcelana

me miran, hijas de puta”

(Esto no es un relato de Aitor Bergara; Surrealismo Sucio tiene bastante más calidad que la gilipollez que me dispongo a hacer en pro de seguir el experimento que tengo entre manos.)

El león siminiani seguía durmiendo en la placidez de su guarida.

Aitor Bergara Ramos (just kidding)

Siguiendo la dinámica de los relatos de muñecas de porcelana y sin que sirva de precedente, diré que al pensar en mi calendario, (junio 2010), muñecas es lo primero que me viene a la cabeza. Puede que piensen tras esta afirmación que le de caña a las práctica anti-jeremías “Crítica no profética”, pero nada más lejos. Esto no es el cuento “La Casa Abandonada”, que es una de esas cosas que hacen llorar, textos, creo. Sí, se llaman textos en su versión más simple. Ahora que hablo de textos, recuerdo uno en concreto, una especie de instrucciones de un juego. En él venía su año de creación. ¿Alguien recuerda en qué año se creó el juego de muñecas d…? Olvídenlo. No, esta vez no ha sido mi teclado, he sido yo, presa de la apatía. Llevo horas escribiendo, ¿No se dan cuenta? Estoy convirtiendo mi cabeza en un museo imaginario, repleto de retales de tan dispar procedencia que forman poco menos que un esperpento.

Lo que a su vez me recuerda a aquel otro texto… “Decepción de una amistad”, relato por… joder, no lo recuerdo. Pero lo que sí recuerdo es algo sobre cuadros, en hiperrealismo… de magnolias. Sí, es raro, pero parecía que te iban a comer, era una especie de image 3D adelantada a la época de Avatar y toda la avalancha de mierda que nos espera.

Retomando ligeramente el tema… llevamos a cuestas el lío de acordar las normas con los museos. Yo sinceramente pienso que en su casa cada uno puede hacer lo que quiera, al fin y al cabo tu casa es una de las pequeñas cosas de esta vida, hace que te sientas seguro. Pequeña, sí, pero cara, también, no lo olviden. En ella se celebran fiestas de cumpleaños ridículas, en las que tus familiares hiper encoloniados te llenan la boca por error con muñecos estilizados para pastel de coco. El coco no es mi favorito, pero tiene la peculiaridad de que su disfrute cae en picado rapidamente, no así como otras cosas que me gustan.

Como las fiestas de Bilbao. Me gustan, no salgo menos de 14 o 15 horas cada vez que piso la calle, y eso que no he abierto panfleto de fiesta alguno. Como con todo, lo importante es la compañía, el contexto ya se adecuará a la destrucción pertinente en cada momento.

theuc


14 comentarios

Archivado bajo Experimentación

Órdenes


Lo que pasa cuando desestabilizas el orden es que acabas escribiendo en blogs que no son tuyos. El orden de las cosas es una fina membrana que se destruye al primer impacto mínimamente intenso que recibe. Como un himen castigado por paseos a caballo o accidentes de bicicleta.

O por la primera vez que follas. Es lo que tiene ordenar tus ideas, que poco a poco fluye la mierda previamente clasificada. Qué cosas. Pues eso, en verdad le digo que estando hablando sobre un futuro próximo y sobre un más que arrepentible pasado, las cosas salen y dices: coñe. Si va a ser que me lo busco yo solo todo. Qué cosas, de nuevo, oiga.

O, si no los busca él solo, al menos su campo gravitacional atrae especialmente a ese tipo concreto de satélites. Satélites sutilmente desequilibrados. De una composición más compleja que la media. Cuya tendencia a implosionar es siempre mucho, muchísimo más difícil de mantener bajo control. ¿Sin embargo, quién quiere una aburrida bola de roca? ¿Por qué quedarse con un inmutable pedrusco cuando volátiles cuerpos gaseosos llenan tu vida de emociones y peculiares batallitas que contar?

Porque, claro, toda esa mierda, se hace con el propósito de contarla después. Si no, ¿para qué? ¿Para qué iba, el jóven y mediocremente apuesto especimen a exponerse a tal peligro, a tal grado de desgaste mental, si no fuera para poder después contárselo lastimosamente a sus congéneres y sentir la cálida mano de la compasión recorriéndole el lomo? Pues yo digo, desde mi privilegiada posición de comandante del absurdo: NO. NO. NO.

Reivindiquemos, pues, el derecho a criar pequeños gremlins emocionales con el único propósito de verlos desarrollar sus manías, cualesquiera que sean (persecutoria, obsesiva, autodestructiva). Arrojémosles baldes de agua a medianoche por el simple amor al arte, el arte de destruir el orden. Su orden. Nuestro orden.

Oh, amado orden descompuesto. Cuán anhelado eres durante el barbecho de tu germen destructor. Knull kompis para todos. Para todas. FOLLEMOS. En verdad, es justo y necesario. Culogordo. Eso le diría a una mujer de cuyo culo lo pensara. Y no: “Tienes un culo bonito”. Tan cierto es esto como el declive al que sometemos nuestras relaciones por culpa de un entorno, del cual a menudo formamos parte. Qué cosas. Somos parte del problema. Quién iba a decirlo, oiga.

Así como somos lo que comemos, también somos los bares a los que vamos. Los conciertos en los que agitamos la cabeza, la ropa que decidimos probarnos, la película por la que aceptamos pagar. Y también el tipo de situación “Oh no la he cagado” en la que nos embarcamos. “¿Qué tipo de declive le pongo hoy?” “Póngame uno rápido y doloroso, hoy me siento con ganas de escribir en el blog” “¿Está usted seguro? Nos ha llegado hoy un hastío alargado durante meses, en lonchas, muy bueno” “No, no, rápido y doloroso, gracias”.

Así que ahí estaba yo de nuevo, hincándole el diente a una maravillosa y esperada dosis de decadencia. Ñam. Oh, sí, casi puedo sentir el teclado bajo mis dedos, tenuemente humedecido por el fenómeno de condensación que se da en la lata de cerveza de la que bebo a intervalos cada vez más cortos. Sí, joder. Esta mierda es buena. Es desgracia en estado puro. Y mañana habré muerto, o no. “Pero, recuerde. No se admiten devoluciones, caballerete.”

Es inútil hacer creer a nadie (y triste intentar colárnosla a nosotros mismos) que nos metemos en pantanos sin querer. El orden de las cosas, cual himen cósmico que se regenera cada día, reconstruye la madeja de nuestra vida y nos devuelve al camino. “Caminad, pequeños, caminad. Arrojaos por aquella cuneta de ahí. Es lo vuestro”.

Y, de todas formas, quién iba a poder resistirse a formar parte de una película o de una canción alguna vez. Ya claro. Alguna vez. Pero no todas las veces. ¿No?

elster & theuc, junio ’09

2 comentarios

Archivado bajo Creación colectiva

EPÍTETOS


#MICRO-:

 

#POESÍA:

 

#EXPERIMENTACIÓN:

 

POÉTICA DEL SILENCIO

Escribo para decir

todo lo que no puede decirse.

.

CONFUSIÓN

La historia no hace sino desglosar todo lo que el arte testimonia, y para ella, para la Historia, hemos pretendido conseguir una suerte de rigor honorable llamado Universalidad; Verdad. El arte no es historia y tampoco política. El Arte es falaz. El Arte siempre ha sido lo que ha debido ser. Religión, formas reveladas, originariamente verdaderas. La idea es religión. Teorizar sobre el arte es religión. Ulises burlándose del cíclope o Las flores del mal, no lo son.
Atrevámonos a pensar que no hay verdad en el poema, que de la obra no puede hacerse un credo. Porque para usos rituales y cúlticos sólo puede valernos el mañana, que aún es verdadero, y porque todos los poemas sólo pueden ser poemas del ayer para siempre, siempre falsos.

.
HOMICIDIO (I)

Acabo de disparar a un hombre

que juró ser el Padre antes de morir.

Supuse que mentía.

.

HOMICIDIO (II)

“No ha nacido y, sin embargo,

ha de morir.”

A. Gamoneda.

El envenenamiento resultó demasiado grotesco

para ser del todo ficticio.

A nadie extrañó su repentina ausencia

excepto al asesino que cometió el paulatino crimen.

.

SUICIDIO

Prender fuego al poema.

.

REDENCIÓN

Escribo mientras contemplo la crucifixión de una conciencia.

Bastarán tres días para comprobar que esta vez no habrá resurrección.

.

SOBRE EL SENTIDO Y LA REFERENCIA

Se consumieron los luceros en la pretensión humana.

Lo que ahora puede verse no es más que una diosa

a la que apalearon incluso el día de su propio entierro.

.

REVELACIÓN

Una mancha de reserva del 99

dos billetes de tranvía

y la magnum que le robamos

a aquel ángel durante la guerra.

Anne -Le Pése -Nerfs. 

 

 
 

 

 

 

2 comentarios

Archivado bajo Experimentación, Micro-, Poesía

Sin título


Sin pena, sin gloria.

– Me llamo theuc, y soy idiota.

(mucha gente) – Hola, theuc.

– Hola. Resulta que he ido por la vida pensando cosas digamos “raras” en los peores momentos. También he dedicado no poco esfuerzo a dar explicación a situaciones que para los demás eran normales o incluso adecuadas. Las conclusiones a las que llegué no me gustaron en absoluto, primero porque eran negativas en sí, segundo porque según los demás, eran precipitadas. Paranoicas también he llegado a oír.

Un par de toses al fondo. Después, nada.

– He ofendido por no saber entender. Después, mientras trataba de llegar a la misma conclusión, sin éxito, con el ánimo de conseguir a través de la empatía lo que no había logrado a través de la lógica, me hundí. Los demás salían del Pequeño Pozo agarrándose a las paredes, pero yo no fui capaz de trepar.

– Continúa, theuc.

– Sí, continúa.

– De acuerdo. Así que simplemente, lo que hice, es lo que muchos de vosotros seguro que también probasteis en su momento para daros cuenta acto seguido que es inútil, inservible: Pasé de todo. Me cerré en banda y dejé que la apatía y el tiempo hicieran el resto, veía a los demás hundirse y asentía con la cabeza o preguntaba chorradas sin objetivo alguno. Veía a otros superar sus mierdas también, y ni siquiera la envidia afloraba. Quizá algún sábado por la noche sí, pero nada concluyente. Sólo estupideces. Idioteces.

La apatía por sí sola, incluso en su inutilidad, es poca cosa como muchos sabréis. Tienes que bloquear todo estímulo que no seas capaz de controlar para que tenga algo de efecto: También lo hice. Y nada. Y diréis: ¿Porqué, theuc?

– ¿Porqué, theuc?

– Pues porque el único que estás en el Pequeño Pozo, como un verdadero cretino, eres tú. El resto de gente se ha ido a sus casas con sus maridos, mujeres, hijos y gatos y viven ya ajenos a esta aparente tontería. Por eso les sorprende asomarse de vez en cuando, y verte todavía ahí en el pozo. Te hablan como si no hubiera pozo pero con la sensación en la espina dorsal de quien habla con alguien sin brazos o sin piernas o con una cicatriz enorme surcándole la cara. Te hablan con ese atrevimiento obsceno de quien se sabe en otra puta situación en la que habrá otros pozos, pero no este del que ellos salieron y tú no, intentando ocultar la mezcla entre desdén y lástima. ¿Sabéis lo que sentía yo en ese momento?

– No. ¿Qué sentías?

– Idiotez. Me sentía idiota a niveles insospechados. Me sentía idiota primero porque ni la apatía ni el tiempo funcionaban en absoluto. Me sentía idiota por ser el único en el Pequeño Pozo que todavía está intentando entender qué mierda está pasando y cómo llegué allí. Me sentía idiota por el tratamiento desdeñoso y falsamente condescendiente. De hecho no había condescendencia alguna. Sólo lástima proyectada. Me sentía idiota también, por nuevos y más elaborados motivos por los que pensar idioteces. Y de nuevo por todo lo mencionado anteriormente.

– Y qué podemos hacer. Estamos todos igual. Todos…

– Ya lo sé. No os traigo ni una historia ni un mensaje de esperanza. Hasta ahora lo único que saco en claro que es que no hay ningún error en el hecho de que una anestesia duela al ser aplicada. Ninguno. Y además, es tan cierto tanto que ese dolor va a desaparecer enseguida, como que la anestesia en sí va a desvanecerse también en poco tiempo.

– …

– Voy a seguir siendo idiota un rato más. Quizá hasta que muera, o no. Quién sabe. Hasta luego.

6 comentarios

Archivado bajo Otros

OH MIO BABBINO CARO


#EXPERIMENTACIÓN:

#RELATO:

#POESÍA:

Enciendo la radio e, inesperadamente, cae un cirio sobre el Santo Grial. La misa ha terminado. Tres cabezas de perro evitan mi mirada para observar el espectáculo de la sacralidad agonizante. Sufro cómo arde mi sotana que no es de seda púrpura, blanca o carmesí, ni de vino o pan de ángel. Mi identidad es esparto enmohecido por antojo de nada.

Los feligreses contemplan rígidos y amarillos el desvelamiento de la fe y sólo un hombre se digna a escupir sobre el silencio: Maria Callas modula la voz para cumplir el deseo de Puccini. Parece que el pobre locutor aún no se ha dado cuenta del desastre; parece que él se alimenta, como todos nosotros, del mismo sustrato de ignorancia. La resignación es precisamente instinto  por defecto y deficiencia. El hombre que aplasta con sus comentarios el aria decide no interrumpir hasta nueva conciencia de su soledad.

Arde la madera. Babel es de madera, el altar es de madera. La Belleza, el Bien y la Verdad son de madera.

Dios suspira y ahoga sin querer el fuego, la luz. Del negro surge la manzana podrida que descansa sobre cualquier libro sagrado. Quien conozca el Ponte Vecchio suplicará piedad, murmura otra vez el hombre recién nacido que se sabe del todo solo.

Dios habla y exige a los difuntos respeto en su antigua casa. He aquí el exceso. ¿Quién tuvo oídos para oír? En tiempo de reverberación todos se proclamaron lisiados,  mudos y sordos. Admitamos tras el incendio que el problema no fue la acústica de la catedral. Allí aconteció un milagro, admitámoslo: se aceptó la angustia como forma de vida.

Dios se dio la vuelta y confesó a una de sus imágenes que olvidaba llorar. Debes creerme -alguien me prestó su coraje para tener oídos-: dios envidia a los poetas porque su dolor indica que ellos al menos siguen vivos. Oí cómo sangraban las certezas de los hombres, debes creerme, cómo disminuía la intensidad del sonido, una arcada de silencio, cómo era sepultada por ruinas divinas la voz de una soprano muerta.

 

Anne- Le Pése- Nerfs.

2 comentarios

Archivado bajo Experimentación, Poesía, Relato

RAPID EYE MOVEMENT


#POESÍA:

 

casi la luz o un misterio intangible / tus ojos borbotean y el verano se adensa en una jarra de fuego / más luz / acueductos tus ojos bajo el templo de la luna estival / tu sonrisa / la madera flagrante de tus ojos / el brillo carmesí de tus ojos cuando tu risa se refleja en los míos y la onda ensoga el cristalino hasta partirlo / hasta multiplicarlo / hasta diluirlo y mezclarlo con las gotas ambarinas del yodo que emulsiona en tus lágrimas / porque tú también lloras / oh sí / bajo la palmera gigante de la noche / también lloras / descubres en siluetas los insectos crujientes / el virus de la niebla aproximándose hasta clavar un piolet en la cima del sueño / como Freddy / o el fantasma de la niñez corrompido en la autoescuela / esas tardes alcohólicas fluctuando en el yo / quién era / quién eras / casi la luz o un misterio intangible / luego llegaste y me quisiste / se cayó por el suelo el cuarzo de tu desnudez / casi líquido / casi límpido / casi la luz / poema de piel y carne rosada atravesada por letras metálicas / y el espasmódico cielo en cortocircuito sidéreo sobre tu desnudez / sobre el baúl de tus ojos que guarda esferas azafranadas / un coágulo de espacio entre nosotros / casi la luz / un animal desnudo con los pechos turgentes / abrasivos / tu piel sujeta en fracciones por lencería de humo / quién eras / el instante aquel respiré el olor de tu nuca y pareció un eclipse / y nuestro amor brilló como ágata fulminada por un haz de tungsteno / llegaste y me quisiste y los corzos sacudieron a trote el horizonte de nuestras miradas / y las avestruces escondieron el pico inquiriendo a la asfixia / le petite mort / le petite mort / tus muslos tan cerca de mis muslos que el final del sexo parecía una mutilación / una extirpación

Aitor Bergara Ramos

3 comentarios

Archivado bajo Poesía

Suposiciones 1


Todo empieza aquí: http://www.20minutos.es/noticia/782887/0/conductor/mata/pelea/

Con las manos aún cubiertas de sangre, sólo queda una cosa posible: pensar rápido para prolongar la huída lo más posible. O no. Tira el gato en el asiento del copiloto, acción que hace que el asiento se manche también de sangre.

El gato hace además un extraño y golpea fuertemente la puerta con su manivela, dejando una marca. Mete primera, tras arrancar, y la canción que estaba puesta en el reproductor justo antes del golpe vuelve a sonar a todo trapo. Zombie, de The Cranberries.

No hay tiempo de quitarla, sólo de picar rueda y salir de allí cuanto antes. Atrás queda un grupo de curiosos y su crimen. Avanza a toda velocidad por la carretera y ve como la impotencia y el dolor se empequeñecen en el espejo retrovisor. Objects may appear closer than they are. Desgraciadamente para él, todo va a estar demasiado cerca esta vez.

El humo del escape no es más que un rastro imposible de ocultar, no es más que una soga que lleva atada a los pies o a la cabeza. No es más que monóxido de carbono que le ahoga, pero no lo suficiente. Todavía está a cien por hora pese a haber aparcado bajo su casa, con una rueda sobre la acera. Sube a su casa. No cierra el coche, como en las películas americanas en las que los conductores se dan a la fuga. Vaya.

Entra. No hay nadie. Abriendo la nevera caen, por el golpe que se da la puerta contra el armario, varios imanes y una hoja de papel con un dibujo en el que pone “Papi y mami”. Coge una botella de agua a medias y bebe. Vomita el líquido automáticamente y se pone a llorar. No hay tiempo. Debe aprovechar la adrenalina.

Ya. Ya sabe.

Pero no en casa. No puede ser.

Vuelve a bajar. Curiosos se arremolinan alrededor del coche, que por cierto, tras el golpe contra la acera tiene encendidas las luces de emergencia. Entra, y de nuevo quemando rueda da marcha atrás. In your head, what’s in your head. La canción se ha quedado en bucle debido a una muesca en el CD y ni se había dado cuenta hasta ahora. No hay tiempo, de nuevo, de quitar la música.

Enfila su calle hasta el final de la urbanización. Allí hay un terraplén generado por las últimas obras de unos cuantos chalets de lujo. Saltará por ahí sin el cinturón de seguridad y adiós a la tierra. Llora de nuevo. Lo siente, pero no era un buen día para tener un accidente. No era un día para las malas formas. No era un día para nada, y ya está bien. De todo.

Ve la montaña de tierra. Es sencillo: sube por la parte que usaban las excavadoras para tirar más tierra y cae desde una altura de 15 metros sobre una pila de forjados metálicos oxidados. Con un poco de suerte el coche reventará. Nada puede ir mal. Si gira en el último momento el coche dará una vuelta en el aire y quizá lo aplaste de inmediato. In your head.

Empieza a acelerar. Las ruedas patinan y tardan unos segundos en coger tracción.

El tiempo justo para que un patrol de la Guardia Civil se cruce en sus narices. Choca contra el todo terreno. 1 segundo. Se golpea la cabeza contra el volante. 2 segundos. Mira por la ventanilla y ve una pistola apuntándole a la cabeza. 3 segundos. SALGA DEL VEHÍCULO. 4 segundos. Boca abajo , esposado.

Muerto en vida. 5 segundos.

theuc

4 comentarios

Archivado bajo Experimentación