Código de registro (y 2)


(Viene de aquí.)

#RELATO:

V

“El internamiento por plazo indefinido no implica la adopción, por parte del Centro, de responsabilidades distintas de las habituales en los procesos de internamiento ordinario. Todo procedimiento cuyo protocolo clínico requiera el consentimiento informado del paciente se considerará autorizado desde el momento de la firma de este formulario por parte de sus representantes legales.”

VI

El señor de blanco nº 1 abre la puerta y les indica la salida señalando al pasillo. Sale detrás de ellos y cierra con llave.

– Síganme, por favor.

Dobla a la derecha y se interna en un largo pasillo, iluminado por tubos blancos de neón. Le siguen. Ella se apoya en el codo de él para caminar.

VII

Una luz roja se enciende con un zumbido sobre la puerta metálica. El señor de blanco nº 3, gira en su silla, aparta la vista de la pantalla del ordenador y pulsa un botón. Se escucha un chasquido mecánico. Entra el señor de blanco nº 1 seguido de ella, que se apoya en el codo de él.

– ¿Todo en orden? –pregunta el señor de blanco nº 1.

– Todo igual –contesta el señor de blanco nº 3.

– Tendrán que ponerse esto –dice el señor de blanco nº 1 mientras les tiende ropas de un tejido plástico de color gris–. Por seguridad.

VIII

Ambos están completamente cubiertos del tejido gris. Sólo a la altura de los ojos queda un rectángulo de material transparente. El señor de blanco nº 1 les indica una puerta blindada. Los acompaña hasta allí e introduce una clave en el teclado numérico de la derecha. Se escucha de nuevo un chasquido mecánico. El señor de blanco nº 1 abre la puerta, hacia fuera, y se adentra en la habitación. Ambos le siguen. Dentro todo está oscuro. Se oye un pitido intermitente y algo que parece un borboteo.

– Yo debo quedarme aquí –susurra el señor de blanco nº 1–, sigan Vds. hasta el fondo. Pero no se acerquen demasiado, aún no sabemos cómo reaccionaría su hijo.

Jaime

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo Relato

7 Respuestas a “Código de registro (y 2)

  1. aitorfatale

    Imagino una especie de niño mutante, no sé por qué.
    Esto es ciencia-ficción surrealista, casi nada. Muy bien lograda la atmósfera. Descripciones intrigantes, minuciosas, cercanas al terror psicológico.
    Genial, Jaime.

  2. Hector

    Muy interesante Jaime.

    Hace años que no lo hago, pero me has dado ganas de escribir.

    Lo he disfrutado.

    Gracias.

  3. enazapatero

    ¡Qué miedo! Me recuerda a los pasillos largos y blancos de la película “Alien”, cuando todavía el espectador no ha podido ver el monstruo, pero lo intuye. Y, por supuesto, el espectador-lector siempre espera lo peor. 😀

  4. Jaime

    Muchas gracias! No sabes cuánto me alegra y enorgullece tu comentario, Héctor. Sabes de sobra que estás invitadísimo a mandarnos lo que quieras, verdad??

  5. ¿Por qué la asepsia nos resulta tan terrorífica? El relato es “terrorífico”. Me gusta cómo lo etiqueta Aitor en la primera parte: ciencia-ficción surrealista. No hay más partes, ¿no, Jaime?

  6. Jaime

    Pues no, en principio no hay más partes. Pero, por supuesto, estáis más que invitados a escribirlas vosotros. Continuación o precuela, lo que más gustéis.

  7. Minade Carbón

    Muy bien recreado el ambiente, una vez más. Y me encanta el final. Curiosamente, lo primero que he sentido ha sido mucha lástima, pero en cuanto he releído la última frase… ¡ES ESPELUZNANTE! Me gusta que no des más detalles, la mente de cada cual sabe crear lo más terrorífico para sí mismo.

    Un placer leerle, don Jaime 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s