(relato erótico) I


#RELATO:

Para Anne

I

Mientras observaba palpitar la sangre en las venas a su paso por el cuello, Diana se preguntaba qué textura y sabor tendría su piel. Él hablaba, hablaba, hablaba sobre su familia, sobre su hermana pequeña y el cachorro que se les murió cuando tenían cinco y siete años respectivamente. Ella asentía, asentía y asentía sin dejar de analizar la curva de sus labios, de imaginar la dulzura de su barba rala arañando su pecho, lienzo en blanco. De pronto él se levantó. Iba al baño. Ya se lo había dicho, pero ella, por supuesto, no le había oído. Diana se quedó esperando, mordiéndose las uñas, sorbiendo la Cocacola, mordiéndose las uñas, consultando el reloj, espiando su regreso. Y, de repente, también ella se levantó, y con paso firme se dirigió intuitivamente a los aseos, aunque jamás había estado en aquel bar y no tendría por qué haber sabido dónde estaban. Y se coló en el de caballeros. Él estaba a punto de salir, con una mano en la manilla; se secaba la otra, húmeda, en la pernera del pantalón. Ella casi le golpeó en la nariz con la puerta. Él la miró, sorprendido durante unos segundos, pero enseguida comprendió, y retrocedió mientras ella lo seguía con la intención y la mirada. La espalda de él tocó la pared mientras sus labios hacían contacto con los de ella. Ella apretó su vientre contra el de él para después abrirse paso entre su espalda y la pared: sus dedos, como garras ansiosas, arañaron la molesta superficie de la camisa hasta que ésta se salió de los pantalones y ella pudo, al fin, fundir las yemas cálidas en su espalda enfebrecida. Sus labios parecían no tener fin. Labios infinitos. Calor. Él retiró la mata de su pelo, no sin cierta torpeza, y le refrescó las tensas cuerdas del cuello con besos infinitos. Labios infinitos. Escalofríos.

-Muerde –susurra de pronto una voz desconocida.

-¿Qué?

-Que muerdas.

Y él obedece, e hinca los dientes tiernamente hiriendo su tierna piel hasta hacerle reír de dolor. Y ella ríe, ríe y ríe mientras le lloran los ojos de puro placer y de repente se acuerda de dónde está y separa su cuerpo del de él abruptamente. Sin dejar de mirarle, retrocede hasta llegar a la puerta y, sin dejar de mirarle, cierra el pestillo con una sonrisa. Sólo entonces se despoja de la primera prenda: en apenas tres segundos se deshace mágicamente del sujetador, que pende de su mano extendida durante unos segundos antes de caer al suelo de manchado de pisadas.

Paula Zumalacárregui Martínez

To Be Continued…

Anuncios

10 comentarios

Archivado bajo Relato

10 Respuestas a “(relato erótico) I

  1. aitorfatale

    Grande, Paula. Con qué naturalidad y solvencia cuentas las cosas. Cualesquiera. Me pasma.

  2. Otra vez cachondo en el trabajo. Os odio y os amo.

  3. Rubén Hidalgo

    Ya estoy viendo los millones de visitas. Hay una errata en “muerta” o acabas de crear una grandiosa escena sádico surrealista. Paula no hay nada más sano que un literato cachondo. 😛

  4. Jaime

    Me parece dificilísimo hacer esto, Paula, y tú lo resuelves genial. Yo si lo intento me saldría algo entre Juan Manuel de Prada y Antonio Gala. Imagínate el horror.

  5. Minade Carbón

    Paula, consigues que no resulte ni burdo ni cursi. Y como siempre, me enganchas con los detalles (sobre todo por cómo describes las sensaciones).

    Sólo puedo decir Mmmm… ¡Sigue, sigue! 😉

  6. annelepesenerfs

    Oh, cielo santo. Por fin, por fin ha llegado hasta mis ojos este tesoro literario. Guau, que diría un perro, Paula, porque este relato requiere ladridos, o aullidos, o no sé muy bien qué. Sobrio y esencialmente erótico, profundamente sensual. Una genialidad excitante, qué narices.
    Perfecta, además, para días o noches tristes ; – )

    Cojonudo, querida.
    Y sí: gracias, otra vez por el enorme detalle.
    Muy bueno, Pau. Buenísimo.

  7. enazapatero

    ¡Oh! ¡Quiero la continuación AHORA, Paula!

    (Por algún extraño motivo, me encantan los detalles “cotidianos”-como que él se estuviera secando la mano en el pantalón, o que ella casi lo golpee con la puerta.-)

  8. Pingback: (relato erótico) II «

  9. Pingback: Relato erótico « (orto)graphías de un autorretrato

  10. Pingback: DECONSTRUCCIÓN DEL LIBRO SANTO |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s