Lo que de verdad nos pasa


#OTROS: ¿Conocéis el cuento de la lechera? Ese en el que una lechera lleva su cántaro lleno de leche, pensando en el dinero obtenido de la venta del mismo, y cómo va a invertirlo sucesivas veces hasta poder comprarse un Hummer limusina.

La vida es más o menos siempre ese proceso, pero la mayoría de las veces, no es necesario que se rompa el cántaro para que todo se vaya al carajo. Nosotros mismos somos los catalizadores del fracaso.

Tenemos, digamos, un miedo diferido. Podemos hablar de ello largo y tendido, formular, imaginar, proyectar un sin fin de posibilidades más o menos factibles. Podemos reiterar nuestra postura, incansables, en cualquier aspecto de la vida. Amor. Estudios. Trabajo. Sueños, u objetivos, digamos. Pero ello, no es más que el discurso nervioso de alguien aterrorizado.

No podemos pretender vivir por impulsos sobre un terreno que hemos diseñado mil y una veces. No podemos y además, aunque lo hiciéramos en la medida de lo posible, no sería más que un contínuo desengaño. Porque normalmente, no sabemos imaginar.

Y en los casos en los que irremediablemente se cumplen las predicciones, en esos casos tan escasos, no estamos a la altura. No queremos la responsabilidad que hemos deseado con tanto ahínco. Dejamos de ver lo bueno y nos da un bajón de azúcar de cojones. Está ahí, a la vuelta de la esquina.

Por eso la gente no va a su propia boda o deja pasar autobuses después de comprar el billete. Por el puto miedo atroz que tenemos a vivir como se supone que queremos.

Eso es lo que de verdad nos pasa.

theuc

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Otros

2 Respuestas a “Lo que de verdad nos pasa

  1. enazapatero

    Joseba, tú estás enamorado, ¿verdad? 😛

    Leer tu texto me ha producido esa agradable sensación de que “alguien haya puesto en palabras” cosas que yo misma había pensado alguna vez, de forma más difusa. Me encanta la parte de “Por eso la gente no va a su propia boda o deja pasar…”. Así que eso. Que me ha gustado.

  2. Gracias. La verdad es que no estoy enamorado, no.

    Pero supongo que como muchas otras veces, el texto se puede aplicar a diferentes cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s